Uruguay: Diputados aprueban despenalización del aborto

Por un ajustado margen de 50 votos contra 49, la Cámara de Diputados de Uruguay aprobó ayer por la noche un proyecto de ley que despenaliza el aborto hasta la semana 12 de embarazo. La norma espera ahora la ratificación por parte del Senado y la promulgación del presidente José Mujica quien ya ha ofrecido apoyarla.

El proyecto fue aprobado luego de más de 13 horas de debate y un día después de que en la capital, Montevideo, miles de personas marcharan expresando su apoyo a la defensa de la vida desde la concepción.

El artículo 2 del proyecto aprobado anoche señala que “la interrupción del embarazo (aborto) no será penalizada, y en consecuencia no serán aplicables los artículos 325 y 325 bis del Código Penal, para el caso que la mujer cumpla voluntariamente con los requisitos que se establecen en los artículos siguientes y se realice antes de las 12 semanas de gravidez”.

El proyecto establece que las mujeres que quieran abortar deberán comparecer ante una comisión de médicos y asistentes sociales quienes deberán informarlas sobre su decisión. Tras cinco días de reflexión las madres serán quienes decidan si se someten o no con el aborto.

La norma también hace referencia a la objeción de conciencia y señala que los médicos y profesionales de la salud que rechacen la práctica del aborto deberán hacerlo saber en la institución en la que trabajan y esa medida será aplicable en todas las instituciones de salud donde se desempeñen.

A las instituciones que por su ideario se hayan manifestado como defensoras de la vida y contrarias al aborto, como el Círculo Católico y el Hospital Evangélico, tampoco se las obligará a practicar aborto pero sí estarán obligados a enviar a las mujeres a otros centros médicos dispuestos a hacerlos.

La sesión de ayer comenzó a las 10:00 a.m. y fue seguida desde fuera de la Cámara por las feministas apoyando el aborto, y por diversos grupos provida que manifestaban su postura en defensa de los niños  por nacer que ahora podrán ser eliminados si la ley se ratifica y promulga.

Uno de los diputados del Partido Independiente, Daniel Radío, señaló que el proyecto presentado por el legislador Iván Posada, de su misma bancada, “constituye un retroceso en términos civilizatorios” y explicó que el nombre de “interrupción voluntaria del embarazo es un eufemismo de la cesación provocada de la vida”. La iniciativa, dijo, es “otro gesto de desprecio por la otredad”.

La votación se dio luego que 20 organizaciones pro-vida denunciaran graves faltas a la democracia y a los procedimientos, que mostraban la intención del lobby abortista de imponer el aborto a como dé lugar.

Los Obispos de Uruguay han expresado en diversas ocasiones su rechazo a la despenalización del aborto, recordando la posibilidad de generar “un proyecto de ley alternativo, que respete y proteja, a la mujer, a la maternidad, a la familia y a la vida del concebido (…)sin eliminar el derecho a la vida del concebido no nacido”.

En el año 2008 la Cámara de Diputados aprobó (por 49 votos contra 48) un proyecto de ley que despenalizaba el aborto también hasta la semana 12 de embarazo. En aquella oportunidad, el Presidente y médico de profesión, Tabaré Vásquez, vetó la norma, apoyado por la entonces Ministra de Salud Pública, María Julia Muñoz, y el Ministro del Interior Hector Lescano.

Fuente: www.aciprensa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *